“Es común pensar que Occidente está mejor, pero ha habido grandes vuelcos en movimientos sociales y políticos que comenzaron en África en la década de los ochenta. La historia deja mucha actividad política en positivo, como los primeros congresos de mujeres, que se celebraron en los sesenta en Nigeria”, asegura la profesora y antropóloga Soledad Vieítez, organizadora de la 10ª edición del Congreso Ibérico de Estudios Africanos, que se celebra del 25 al 27 de enero en Granada. El evento, que lleva por lema Personas y culturas africanas: Identidades, poderes, conocimientos y tradiciones en femenino, visualiza con perspectiva de género las aportaciones de África en la sociedad. “Estudiamos lo que varias generaciones de mujeres y hombres contribuyen al mundo desde el continente”, resume Vieítez, que como ejemplo enumera las primeras luchas de las africanas por acabar con la mutilación genital femenina, por estudiar el colonialismo, y por conseguir la participación política; o cómo los burkineses fueron pioneros en tipificar cuestiones de epidemias entre otros avances de salud.

Seguir leyendo en: https://elpais.com/elpais/2018/01/04/africa_no_es_un_pais/1515055894_313805.html